El blog de Stop Sida

Penetración anal, ¿con o sin condón?: riesgos y maneras de reducirlos

(fuente foto: Revista Zero)

Llega el momento, lo estás deseando. Los condones están en la mesita de noche, en el bolsillo del pantalón o… no tienes, se te olvidaron o, sencillamente, no quieres utilizarlos.

Si coges el condón y lo utilizas desde el “momento cero” de la penetración, eliminamos los riesgos que esta práctica podría tener para el VIH y demás infecciones de transmisión sexual (ITS). Si además lo combinamos con lubricante de base acuosa o de silicona, mucho mejor ya que reducimos las posibilidades de rotura del preservativo, además de facilitar la penetración.

Si no lo tienes o has decidido no usarlo: la penetración anal sin preservativo es una práctica de riesgo para el VIH y para otras ITS. Existe riesgo tanto para quien penetra como para quien es penetrado/a. El riesgo biológico es mayor para la persona que es penetrada. ¿Por qué? La penetración anal es una práctica que a menudo conlleva numerosas heridas microscópicas (en las que podría existir presencia de sangre), que son potenciales vías de entrada del VIH tanto para el activo como el pasivo. El riesgo es mayor, si hay eyaculación dentro. La mucosa anal (mucho menos resistente que la oral) presenta unas condiciones de temperatura y PH (acidez) favorables a la transmisión. Además de ser una zona muy amplia, llena de terminaciones sanguíneas y muy absorbente.

Por tanto, la penetración sin condón es una práctica de riesgo para el VIH y las otras ITS. Dicho eso, mayor riesgo para el/la pasivo/a que para el activo/a; a mayor duración, mayor riesgo ya que aumentan las posibilidades de que haya pequeñas heridas o irritaciones (en mucosa anal o en pene) por donde se pueda producir la transmisión.

Si no tienes o has decidido no usar condón, ¿cómo puedes reducir los riesgos?

1.- Utiliza lubricante en abundancia: su uso va a facilitar la penetración y, por tanto, va a reducir la posibilidad de irritaciones o intercambio de fluidos. Si no hay lubricante de base acuosa o silicona y, dado que no hay condón que se pueda romper, usa una crema o aceite que pueda cumplir su función (y que no irrite). Importante: la saliva se seca… ¡todos y todas nos entendemos!

2.- Evita que eyaculen dentro de ti. De esa forma eliminados uno de los fluidos infectivos del VIH: el semen.

3.- Recuerda que lo anterior puede ayudar a reducir la posibilidad de transmisión del VIH, hepatitis B y, probablemente, la C, es decir, las ITS transmisibles. Si nos referimos a las ITS contagiosas (sífilis, gonorrea, clamideas…), la ausencia de condón hace muy difícil que no pueda haber contagio (caso de haberlas, claro), incluso siguiendo lo dicho en el punto 1 y 2.

En el caso de una rotura o que no se use el condón, puedes pedir la Terapia Post Exposición (PPE o PPE en inglés) en las urgencias de los hospitales públicos, cuanto más cerca de la práctica , mejor; más allá de las 72 horas ni tiene sentido ni te la van a dar.

Mitos sobre la penetración sin condón

1.- El activo no se infecta: falso. Normalmente, se refiere al VIH olvidándose del resto de ITS. El pene (el glande) es una mucosa, por tanto, es susceptible de irritación y puede ser absorbente (y posibilitar intercambio de fluidos infectivos). Estar circuncidado puede reducir los riesgos para el VIH ya que, al quedar al descubierto el glande, la mucosa es menos “sensible”, la piel se endurece un poquito y hay menor presencia de CD4 (los linfocitos diana del VIH). Hablo de menor riesgo, no de ausencia.

2.- Si no hay eyaculación dentro, no puedo infectarme: falso. Nuevamente referido al VIH olvidándose de las otras ITS. Como ya se ha dicho, hay riesgo para todas las ITS.

Recuerda que:

No tiene riesgo para el VIH tener prácticas sexuales con una persona que lo tiene, que esté tratada y que tenga una carga viral indetectable durante 6 meses, aunque no uses condón en las penetraciones y haya eyaculación (Indetectable=Intransmisible).

Eso sí, no olvides que hay otras Infecciones de transmisión sexual.

Todos y todas tenemos derecho a decidir cómo vivimos nuestra salud sexual y a qué decisiones tomamos para ello. Es parte de nuestra libertad: ¡vivámosla informados e informadas!

Tú, ¿cómo quieres cuidarte?

Si tienes dudas sobre salud sexual, VIH y otras ITS (y sus pruebas rápidas), apoyo emocional a personas que viven con VIH, PPE, PrEP… sólo tienes que escribirnos:

Cibereducadores en Salud Sexual, Stop Sida, Whatsapp y Telegram: +34 636 338 678 (haz clic aquí desde un móvil)

Puedes consultarnos también desde https://stopsida.org/formulario

José Carlos

José Carlos

José Carlos es Experto Profesional en Formación de mediadores para el apoyo a personas con VIH (UNED). Ponente en diversos congresos y jornadas nacionales sobre VIH, imparte charlas formativos en IES y organizaciones LGTBI+, colabora en la redacción de artículos sobre salud sexual en las revistas para el colectivo. Forma parte de la Red Nacional de Cibereducadores desde su inicio en 2015.

Añade un comentario

Se enviará un correo de verificación a la dirección indicada para poder aprobar tu comentario

Entradas recientes

Sitio oficial de Stop Sida