El blog de Stop Sida

La vagina en las relaciones sexuales: riesgos y maneras de reducirlos.

Siguiendo con el repaso a las distintas prácticas sexuales, vamos a centrarnos en las relacionadas con la vagina biológica.

El tejido que conforma la mucosa vaginal suele ofrecer una buena barrera contra las infecciones siempre que esté intacta y en buen estado. Al igual que sucede en el caso del pene, en esta zona hay muchas células inmunitarias que necesita el VIH para instalarse y reproducirse.

Por tanto, la vagina va a ser unas de las mucosas más vulnerables y por donde el VIH puede encontrar una vía de entrada en el organismo, junto con el pene y el ano (la más sensible al virus).

 

Penetración vaginal

La penetración vaginal sin preservativo es una práctica de riesgo para el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) tanto para la persona que penetra como para la que es penetrada. El riesgo biológico es mayor para la persona que es penetrada, dado que expone la mucosa vaginal, que como hemos dicho, es una zona vulnerable. El riesgo para la persona que penetra es mayor durante el período de menstruación debido a la presencia de sangre (el primer fluido transmisor en importancia).

Dicho de otra forma, si no hay condón, es mucho más probable que la persona se infecte de VIH a que infecte a la otra persona. Para las demás ITS (sífilis, gonorrea, clamidea…), cuya transmisión se produce por intercambio de fluidos o contacto piel piel, también sería más vulnerable la vagina, aunque no habría grandes diferencias, ya que son infecciones bastante más fáciles de transmitir (no hay nada más que ver las estadísticas). En el caso de las ITS, en muchas ocasiones son asintomáticas, por lo que es aún más difícil conocer si la otra persona la tiene, puesto que no lo notan y no tienen síntomas.

El riesgo se minimiza con la correcta utilización del preservativo desde el momento cero de la penetración. Si el condón está correctamente colocado, se utiliza desde el principio y se lubrica con un producto de base acuosa o de silicona, el riesgo de rotura es muy bajo (las roturas de condones se producen casi siempre por una incorrecta utilización).

 

Cunnilingus

Consiste en estimular con la lengua la vagina. El riesgo que conlleva hacer un cunnilingus para la transmisión de VIH por flujo vaginal es casi teórico: apenas hay unos casos documentados de transmisión por esa vía en el mundo, lo que no excluye la posibilidad de que pueda suceder.

Durante el período de la menstruación, hacer un cunnilingus sin métodos barrera tiene un mayor riesgo por la presencia de sangre. Y puede aumentar si existen inflamaciones en las encías, heridas o llagas en la mucosa bucal.

En el caso de recibirlo, no se considera práctica de riesgo, ya que la persona sólo entra en contacto con la saliva y ésta no transmite el VIH.

Si no utilizamos un método barrera, SI es práctica de riesgo para algunas ITS, como sífilis, clamídeas, gonorrea y mycoplasma, tanto para la persona que lo practica como para la que lo recibe, ya que esas ITS SÍ se pueden transmitir por el contacto con el tejido infectado (que puede estar en la vagina o boca ).  Eso sí, estas infecciones son de fácil cura y tratamiento. El riesgo mayor es para la persona que lo hace, en este caso.

Si no hay barrera de látex en el cunnilingus, se pueden REDUCIR LOS RIESGOS evitando cepillarse los dientes o usar hilo dental unas 3 horas antes  o inmediatamente después de realizar la práctica, ya que el cepillo o el hilo pueden abrir o reabrir pequeñas heridas.

Así mismo, también puedes evitar enjuagarte la boca con alcohol o con colutorios fuertes y abrasivos antes de e inmediatamente después de la práctica, porque el alcohol que llevan también puede abrir o reabrir heridas (también bebidas alcohólicas).

Lo mejor “después de”, es enjuagarse con abundante agua del grifo.

Puedes hacer un enjuague, que no irrita pero que sí desinfecta, con agua oxigenada en proporción 9 partes de agua por 1 de agua oxigenada.

Pasadas un par de horas, volver al cepillado.

Insisto que con estas cosas SE REDUCEN RIESGOS, no los eliminamos.

Como métodos barrera podemos utilizar una sabanita de latex (cara y no fácil de encontrar); sin embargo la podemos sustituir por un preservativo cortado y abierto o un trozo de plástico (del que se usa para envolver alimentos, por ejemplo) que sirva como barrera entre la vagina y la boca.

 

Tribadismo

Con esta práctica sexual se ponen en contacto las dos mucosas vaginales. Se considera una práctica de muy bajo riesgo para VIH. Es posible que, si se hace con mucha fuerza, se produzcan pequeñas heridas, o que se hayan producido en una penetración anterior o con la uña, que pudieran ser vías de entrada de virus. Se puede evitar el riesgo colocando una barrera de plástico o de látex suficientemente grande entre los sexos de las dos, que evitaría un contacto directo.

Si no hay método barrera en esta práctica, SÍ que podría haber riesgo para otras ITS, como sífilis, gonorrea…, como he apuntado anteriormente, ya que se pueden transmitir por contacto o intercambio de fluidos.

En cualquier caso, haya o no condón u otro método barrera, recuerda que puedes hacerte la prueba de VIH de forma periódica o al tener una práctica de riesgo,  intercalar un control completo de ITS (que también incluye VIH) o hacer el control completo como rutina anual, dependiendo del número y tipo de relaciones.

 

Todas y todos tenemos derecho a decidir cómo vivimos nuestra salud sexual y a qué decisiones tomamos para ello. Es parte de nuestra libertad. ¡¡Vivámosla informadas e informados!!

Y recuerda que:

No tiene riesgo para el VIH tener prácticas sexuales con una persona que lo tiene, que esté tratada y que tenga una carga viral indetectable durante 6 meses, aunque no uses condón en las penetraciones y haya eyaculación (Indetectable=Intransmisible).

Eso sí, no olvides que hay otras Infecciones de transmisión sexual.

Si tienes dudas sobre salud sexual, VIH y otras ITS (y sus pruebas rápidas), apoyo emocional a personas que viven con VIH, PPE, PrEP… o si quieres proponernos un tema a tratar, sólo tienes que escribirnos:

Cibereducadores en Salud Sexual, Stop Sida.

Whatsapp y Telegram: +34 636 338 678 (haz clic aquí desde un móvil)

Puedes consultarnos también desde https://stopsida.org/formulario

(Fuente foto: Revista Togayther). 

José Carlos

José Carlos

José Carlos es Experto Profesional en Formación de mediadores para el apoyo a personas con VIH (UNED). Ponente en diversos congresos y jornadas nacionales sobre VIH, imparte charlas formativos en IES y organizaciones LGTBI+, colabora en la redacción de artículos sobre salud sexual en las revistas para el colectivo. Forma parte de la Red Nacional de Cibereducadores desde su inicio en 2015.

Añade un comentario

Se enviará un correo de verificación a la dirección indicada para poder aprobar tu comentario

Entradas recientes

Sitio oficial de Stop Sida